fbpx

3 claves para posicionarte como un experto en tu área aunque tengas poco tiempo en el mercado.

En Latinoamérica hay un dicho que dice “el que mucho abarca, poco aprieta”. Llevado al mundo del emprendimiento, esta frase hace referencia a 2 grandes miedos de los emprendedores:

  1. Quedarse sin clientes.
  2. Casarse con una temática para toda la vida.

Léeme con atención y… aquí entre nos… no es necesario que me respondas a mí esas preguntas, pero sí es obligatorio que te la respondas a ti con la mayor honestidad posible:

¿Sientes miedo de quedarte sin clientes?

Si la respuesta es un absoluto y rotundo SÍ, te invito a que vayas más profundo y te preguntes por qué. Cuando yo sentía ese miedo entendí que provenía de mi lógica frase “soy capaz de hacer de todo para todos” y “si me enfoco en un solo perfil de cliente, perderé a muchos otros”.

Déjame tumbarte ese miedo, recordándote que no eres monedita de oro (ninguno de nosotros lo es) para servirle a todo el mundo por igual.

 

Lo que has estado haciendo es intentar venderle un producto o servicio genérico a un grupo de 1000 personas con características completamente distintas; tal vez unos 20 te compran, y no estarán precisamente dispuestos a pagar altos precios por ese ese producto o servicio genérico.

Si en cambio, te enfocas en 1 cliente ideal con un perfil milimétricamente definido, crearás productos y servicios especialmente diseñados para ese tipo de cliente, y lejos de disminuir posibles ventas, estarás ampliando incrementando tus posibilidades de conectar con las personas que verdaderamente valoran lo que haces con experticia y se sienten absolutamente identificados y agradecidos de que se te haya ocurrido crear un producto o servicio perfecto para ellos. Te dirán cosas como “es como si me hubieras estado leyendo la mente” o “esto es justo lo que necesitaba, lo que siempre estuve buscando”.

Vamos con la segunda pregunta:

¿Le tienes pánico a casarte con una temática por el resto de tu vida?

Si en este caso tu respuesta es un absoluto y rotundo SÍ, quiero quitarte ese peso de encima asegurándote que podrás variar tu temática siempre que gire en torno al tema que más te apasiona.

Probablemente te ha pasado que al organizar una fiesta (boda, cumpleaños, etc) preferirías contratar a una agencia de festejos que se encargue de todo (decoración, comida, música) en lugar de tener que contratar a 3 o más proveedores diferentes para un mismo evento ¡sería la locura!

Eso sucede porque las personas amamos la practicidad y nuestro cerebro siempre preferirá no tener que gastar energía entre tantas opciones, por lo que siempre buscará la forma de minimizarnos la toma de decisiones.

Entonces claramente ves que puedes tener un tema central, en mi caso y varias temáticas que componen y giran en torno a ese tema central. Te pongo un ejemplo con mi propia marca:

Creación de negocios digitales

  • Productividad y gestión del tiempo para mamás emprendoras
  • Construcción de marca personal
  • Estrategias de marketing para redes sociales y medios digitales
  • Construcción de comunidades digitales
  • Creación de contenido para redes sociales
  • Construcción de ecosistemas digitales
  • Técnicas de persuasión para incrementar tus ventas

¿Ahora ves la importancia de enfocarte en un nicho de mercado específico donde puedas construir y demostrar día tras día tu experticia?

Por eso y mucho más hoy te revelaré 3 poderosas formas en las que tú puedes posicionarte como un experto en tu área.

 

CLAVE 1
Enseña lo que aprendes

¿Sabías que hay vasijas de barro o cerámica japonesas centenarias valoradas en miles de millones de dólares? ¿Sabías que hay millonarios que pagar grandes fortunas por obtenerlas? Esto es porque en Japón hay una cultura de experticia profundamente arraigada. Los artesanos japoneses pasan horas, días, meses y años moldeando vasijas. Esculpen una y otra vez, día tras día jarras, jarrones y jarritas que, a base de repetición, les permite aguzar el ojo y perfeccionar la ténica milenaria del moldeado de vasijas que terminan convirtiéndose en reliquias de millones de dólares, no tanto por su costo de producción, porque a decir verdad, qué tanto puede costar un poco de barro… lo realmente valioso allí es el tiempo y la técnica que empleó ese experto artesano.

En la repetición está la clave de la experticia.

Así que cada vez que vayas a un seminario, te inscribas en un webinar, asistas a un taller presencial u online o incluso cuando tengas una simple conversación con un colega o amigo, y sientas que obtuviste un aprendizaje que impacta positivamente en ti y que enriquece tu conocimiento sobre un tema, lo primero que tienes que hacer es enseñárselo a alguien más.

Convérsalo con al menos una persona ese mismo día y así podrás intercambiar opiniones que le permitirán a tu cerebro recordar las ideas principales de lo que aprendiste, pues dirá “si estamos repitiendo esta información es porque es valiosa para mí, así que vamos a instalarla como un posible archivo interesante”.

Lo ideal es que se lo enseñes a tu audiencia. Por una parte refrescarás todo lo aprendido y en la medida que más lo repitas para enseñarlo, más te lo aprenderás.

La otra gran ventaja es que estarás posicionándote como un experto en tu área, porque al estar hablando en repetidas ocasiones sobre una temática en particular te convertirás en un referente en tu área.

 

CLAVE 2

Sé específico con tu temática.

Y aquí vuelve la burra al trigo… dedica un tiempo de profunda consciencia a conocer muy bien a tu cliente ideal. No lo hagas a un nivel superficial “son mujeres de entre 30 y 40 años…” ¡no! vete al detalle. Hazte 4 preguntas sencillas pero poderosas que probablemente cambiarán la perspectiva que tienes de tu cliente ideal:

  1. ¿Cuáles son sus más grandes miedos, qué le frustra y qué le preocupa?
  2. ¿Cuáles son sus mayores sueños, deseos y anhelos?
  3. ¿Cómo se siente tu cliente antes de tu intervención?
  4. ¿Cómo se siente tu cliente despupés de tu intervención?

Además de eso, pregúntate ¿qué cosas quiere tu cliente que sienta su cliente en torno a su marca?

Si te tomas el tiempo y la concentración para responder estas preguntas detalladamente, descubrirás el perfil perfecto de tu cliente ideal, ese que estará encantado de adquirir tus productos y servicios, porque sentirá que los diseñaste específicamente para él o ella.

Asimismo, esa persona estará feliz de consumir tu contenido, porque al conocerlo bien, podrás validar que la temática central que escogiste sea de su interés e incluso podrás hacer ajustes cuando lo necesites.

 

Te pongo un ejemplo:

Marca personal: Coach de vida

Cliente ideal: mujer líder de una gran corporación que quiere generar alto impacto positivo en su equipos de trabajo y además, fortalecer su desarrollo personal y su elevación de consciencia.

Temática específica (pueden ser 2 o 3 pilares principales): Neuroliderazgo femenino aplicado a negocios altamente rentables y escalables. Desarrollo de habilidades blandas e inteligencia emocional para mujeres líderes.

No le tengas miedo a la monotonía, pues no tiene por qué haberla. Tu tema principal puede derivarse en muchos otros que giren en torno a él.

 

Aquí te ilustro esas 2 ramas centrales que luego se dividen en muchas ramificaciones que componen un área de experticia.

 

 

 

Al tener identificado a tu cliente ideal y los temas principales que tratarás con tu contenido demostrarás la autoridad que tienes para hablar de un tema y para entregar una solución que lleve a tu cliente del punto A (donde está actualmente) al punto B (situación ideal a la que quiere llegar).

 

CLAVE 3

Aborda un mismo tema en diferentes formatos.

Estás viviendo en el mejor momento de la historia (hasta ahora) para emprender, pues la tecnología ha hecho que las comunicaciones puedan hacerse de forma masiva. Las redes sociales, los website, el email marketing representan un abanico de canales de comunicación por los cuales puedes darle proyección a tu marca. Esto te permite abordar un mismo tema en multiples formatos, para darle fuerza a una temática y además, permitir que tu audiencia consuma tu contenido en el canal de su preferencia.

 

Te regalo un ejemplo para aterrizar esta idea:
Marca personal: repostera.
Propósito del contenido: Enseñar a prepare una torta de naranja.
Formatos para publicar este contenido:

 

  1. Infografía que grafique los ingredientes necesarios para la preparación de la torta de naranja.
  2. Video de IGTV preparándola.
  3. Historias con un reto donde se invita a la comunidad a preparar la torta de receta.
  4. Artículo de blog sobre los beneficios de comer torta de naranja, como alternative de postre saludable.
  5. Post en el feed de la red social de tu preferencia con ideas para usar la torta de naranja (meriendas, tortas de cumpleaños, desayuno).
  6. Guía descargable con “10 recetas de tortas diferentes”, con la receta de la torta de naranja incluida.

Tú puedes buscar formas creativas de reutilizar tus contenidos para animar a tu audiencia a interactuar con tu marca.

Cuéntame en los comentarios en qué área eres experta ¡me derrito por conocerte!

 

Te dejo un camión de abrazos anaranjados, toma todos los que quieras.
Con amor, Dani.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *