fbpx

"MARCAS QUE VIBRAN"
éste es mi mantra

Te cuento el porqué.

Desde muy pequeña he estado haciendo cosas que amo. Luego de un tiempo descubrí que cuando hacía alguna de estas cosas que me apasionan, como ser mamá, ilustrar, bailar o diseñar, una maravillosa vibración recorría mi cuerpo y mi corazón. Sin embargo, reconozco que hay otras tareas que al abordarlas me restan energía y me abruman, por lo que termino abandonándolas. Por eso desde hace un tiempo tomé una decisión que cambió mi vida para siempre: «decidí vivir y dedicarme a hacer sólo aquello que me haga vibrar de pasión».

Tú que me lees, sé que te has sentido encerrada en la celda de no estar viviendo de lo que realmente te apasiona o te has sentido agobiada por la cantidad de ideas que tienes en mente para iniciar un negocio propio, pero no sabes bien cómo comenzar, o sencillamente sabes cuán valiosa eres y dominas a la perfección el tema al que te dedicas, pero no sabes cómo hacer que los demás te conozcan y te reconozcan como una experta en tu área… por eso estoy aquí, para acompañarte a trazar una ruta clara que te lleve a construir una marca que te permita vivir de eso que te hace vibrar.

¡Vive para vibrar!

“Todo lo que muestras y todo lo que las personas ven de tu marca, comunica”. Por eso te acompaño a descubrir tu máximo potencial y a comunicar ese valor que te hace única, para que seas instrumento de transformación y elevación para otros.

Al igual que tú, yo también he trabajado muy duro por alcanzar mis objetivos. Pero hace poco decidí dejar de trabajar duro para trabajar inteligente ¡Y vaya que me ha dado resultados!

Por eso quiero enseñarte lo que me ha funcionado, y lo que no, para ahorrarte tiempo, dinero y energía. Invertir en ti misma es un retorno de inversión 100% seguro.

¿Imaginas lo que se sentiría dedicarte a eso que te encanta hacer, ayudando a otros a expandirse? Tú eres capaz de generar transformaciones profundas en la vida de otros. Yo quiero enseñarte a usar el marketing digital como un instrumento que te permita llegar a más personas que necesiten las soluciones que tus productos y servicios pueden ofrecerles.

¿Imaginas disfrutar de lo más importante para ti, con la certeza de que tu negocio está produciendo los ingresos que quieres sin que tú estés presente a toda hora? Quiero mostrarte un enfoque distinto: tú no necesitas más seguidores, lo que necesitas es potenciales clientes.

¿Los imaginas visitando tu web o viendo tu perfil en redes sociales, sintiendo que todo lo que comunicas está diseñado especialmente para ellos? ¡Esa es la emoción que debes producir en ellos para asegurarte de que se sentirán inevitablemente atraídos por tu magnetismo y se conviertan no solo en clientes, si no en embajadores de tu marca.

Te confieso algo
Descubrí que tengo el don de ver el talento y la capacidad de expansión que tienen las personas, aún cuando ni ellas mismas lo han descubierto.

Un encuentro contigo
Te enseño a construir una marca desde tu propósito… ¡sí! ese que ya intuyes y que se ha venido intensificando cada vez más.

Disciplina y maternidad
Es posible combinarlas, y es lo que me ha llevado a trazar un plan para cumplir mis sueños y alcanzar mis objetivos con trabajo inteligente.

Soy mamá, y al nacer mi bebé también nací yo… una nueva yo que aunque es más vulnerable, también ¡es imparable!

Desde niña descubrí que literalmente tenía en mis manos el poder de comunicar y que a través de mis diseños y mis palabras, conectaba con la gente.

Sabía que el talento y la pasión que tenía para diseñar no eran suficiente, necesitaba combinar la creatividad con la técnica. Comencé a prepararme como diseñadora gráfica, mientras en mi vientre se dibujaba una de las mejores creaciones que he hecho: mi hija mayor. Desde que ella nació algo en mí cambió para siempre. Recuerdo esos abrazos de unos bracitos chiquiticos después de noches en vela, pañales, agotamiento, risas y juguetes tirados por toda la casa, hasta que finalmente obtuve mi título universitario de Diseñador Gráfico.

Entreno a diario mi creatividad, porque ser una mamá emprendedora me reta a ingeniármelas para disfrutar tiempo de calidad con mi familia, mientras trabajo apasionadamente en mi rol profesional, y lo más importante: ¡Celebro mi ritmo!

Han sido más de diez años increíbles diseñando para marcas personales, especialmente coaches, mentores, terapeutas y conferencistas al alrededor de toda Latinoamérica. Durante este tiempo he aprendido que en la construcción de una marca es vital la combinación entre descubrir quién realmente eres, lo que te apasiona y cómo se lo muestras al mundo para dejar un impacto positivo en las personas.

Convertir mi adicción por el aprendizaje en un instrumento de expansión para otros es lo que me ha permitido conectar con mi propósito: ayudarte a diseñar un portafolio de productos y servicios digitales que te permita generar transformaciones profundas en otras personas.

¿Quieres ser una marca que vibra?

Si llegaste hasta aquí, mereces que te cuente algunas curiosidades sobre mí.

Amo ser mamá, parece una frase trillada pero en serio, AMO la persona que soy y en la que evoluciono cada día gracias a la experiencia transformadora que implica ser la mamita de Zhandra Valentina y Paula Melina.

Me derrito de placer con los sabores, olores y los colores cítricos.

Mi helado siempre es de pie de limón.

Nací y crecí al norte del sur en un paraíso tricolor (Venezuela) y gran parte de mi familia y amigos son venezolanos vibrando y viviendo en varias partes del mundo.

Me aterran las cámaras para ver a los bebés dormir en su habitación.

Siempre necesito ponerme la media y el zapato izquierdos primero.

Mi familia es numerosa. Tengo 13 hermanos y perdí la cuenta de todos los sobrinos que me han dado.

De niña, soñaba con ser obstetra y hacía esculturas de plastilina de bebés en el útero.

He tenido una muy divertida variedad de animalitos (pollitos, hamsters, tortugas, gatos, ranas, perros, hasta una pata) de los que las más dulces son Wendy Carolina (quien por 12 años me acompañó fiel y amorosamente) y Pola Sofía (una salchicha con complejo de suricata).

Si no fuera asesora de marca, probablemente sería doula o consejera de lactancia.

¡Gracias por leerme hasta el final!

Ahora bien, yo también quiero conocerte.
¿Me acompañas a construir tu ruta para ser una marca que vibra?